top of page

Guía para la oficina en el hogar: beneficios y gastos



Con el trabajo remoto ahora generalizado en todo el mundo, una creciente cantidad de empleados, contratistas y propietarios de pequeñas empresas está organizando espacios de trabajo designados en el hogar. Las oficinas en el hogar no solo brindan practicidad y flexibilidad, sino que también pueden venir con beneficios impositivos en forma de gastos deducibles.

Aquí encontrarás todo lo que tienes que saber sobre las oficinas en el hogar: qué son, cómo funcionan y cuáles son los beneficios, además de consejos para organizar una en tu hogar y cuáles son las cancelaciones comunes del teletrabajo que puedes reclamar cuando llegue el momento de presentar los impuestos.

Qué es una oficina en el hogar

Se trata de un espacio en una vivienda residencial destinado a propósitos comerciales. Puede ser una habitación exclusiva con un espacio de trabajo de oficina tradicional o puede ser un área, como un garaje, organizada para la actividad comercial. 

Las oficinas en el hogar son habituales entre quienes trabajan desde su vivienda, ya sea de tiempo parcial o completo, y también entre los propietarios de pequeñas empresas que no tienen la necesidad de tener un espacio de oficina aparte (o el presupuesto para montar una).

La creciente popularidad de la oficina en el hogar

Con el aumento de los costos de alquiler de oficinas y de desplazamiento para ir a trabajar, muchos empleados y pequeñas empresas eligen organizar un espacio de oficina en el hogar, en lugar de asumir el gasto de montar un espacio de trabajo aparte. La conectividad de Internet de alta velocidad y la creciente popularidad del teletrabajo han hecho que el trabajo desde el hogar sea una opción práctica para los trabajadores y las empresas de todo el mundo.

Según una encuesta global, el 16 % de las empresas opera de manera totalmente remota, mientras que, luego de la pandemia, el 92 % de las personas espera trabajar desde su vivienda al menos una vez por semana y el 80 % espera hacerlo al menos tres veces por semana. Además, los participantes de la encuesta comentaron que ahorraron, en promedio, casi USD 500 en un mes (o USD 6000 en un año) gracias al trabajo desde el hogar. Dados los ahorros en costos y tiempo que permite el teletrabajo, no sorprende que la oficina en el hogar se esté convirtiendo en un recurso básico para muchas pequeñas empresas y profesionales de todo el mundo.

Beneficios de una oficina en el hogar

En comparación con una oficina tradicional, una oficina en el hogar presenta varios beneficios:

  • Ahorros en costos y tiempo: Tal como hemos comentado, teletrabajar desde el hogar no solo permite ahorrar dinero, sino que también permite ahorrar tiempo, que de otro modo se gastaría en desplazarse para ir a trabajar.

  • Flexibilidad: Con una oficina en el hogar, puedes crear un espacio de trabajo que se adecúe a tus necesidades, en lugar de tener que conformarte con un espacio que quizá se deba compartir con otras personas o empresas.

  • Beneficios impositivos: Cuando llevas adelante una oficina en el hogar, por lo general, puedes reclamar gastos relacionados para reducir tus ingresos sujetos a impuestos y, potencialmente, disminuir la factura de impuestos.

  • Mayor productividad: Menos distracciones y la flexibilidad de trabajar cuándo y cómo quieras puede impulsar la concentración y la productividad.

Prácticas recomendadas para organizar una oficina en el hogar

¿Estás pensando en organizar una oficina en tu vivienda? Estos son algunos consejos de prácticas recomendadas: 

Haz una lista de todo lo que necesitarás 

Antes de comenzar, realiza un inventario de todo el equipamiento y los artículos que necesitarás para la oficina en el hogar, como un escritorio y una silla, un armario o gabinete archivador, artículos de papelería, una impresora y otros artículos básicos. Mide el espacio para calcular el lugar del que dispones y que deberás tener en cuenta al comprar el mobiliario de oficina.

Elige un espacio sin distracciones

A veces, resulta más fácil decirlo que hacerlo, pero intenta buscar un espacio que sea tranquilo y con la menor circulación de personas posible de modo que puedas mantener la concentración mientras trabajas. También aspira a separar el espacio de trabajo de tu espacio personal para establecer límites sanos entre los dos ámbitos.

No escatimes en ergonomía

Si bien comprar el escritorio o la silla más económicos puede resultar tentador, no olvides que se trata de un lugar donde podrías permanecer sentado durante ocho horas al día o más, así que elegir mobiliario confortable y acogedor es una buena inversión. Ten en cuenta estos consejos sobre ergonomía:

  • deberías mantener la columna en una posición neutral;

  • la parte superior de la pantalla debería estar a la altura de los ojos o a una altura levemente inferior;

  • el monitor debería estar al menos a 50 centímetros del rostro;

  • inclina el monitor hacia atrás, de 10 a 20 grados, para que la pantalla quede ligeramente debajo del ángulo de tu mirada.

Deducciones por el uso comercial del hogar

Ya sea que lleves adelante una pequeña empresa desde el hogar o que teletrabajes con modalidad de tiempo parcial o completo, quizá puedas reclamar deducciones de impuestos por los gastos comerciales del hogar. 

Algunas de las deducciones más comunes por el uso comercial del hogar incluyen:

  • equipamiento de la oficina en el hogar, como computadoras, impresoras, teléfonos y mobiliario de oficina;

  • servicios, incluidos telefonía, Internet, electricidad y gas;

  • costos de limpieza;

  • costos de reparación, como el costo de las reparaciones del mobiliario de oficina;

  • costos generales de la oficina en el hogar, incluidos artículos de papelería, hojas y tinta;

  • gastos de ocupación del lugar, como alquiler, intereses hipotecarios, seguro de propiedad, impuestos prediales y tasas.

En términos generales, solo puedes reclamar la porción de gasto que se usa con propósitos comerciales. Por ejemplo, si compras una computadora y únicamente la usas para la empresa, puedes reclamar una deducción por el precio total de la compra. Sin embargo, si usas la computadora el 70 % del tiempo para la empresa y el 30 % del tiempo con fines personales, solo puedes reclamar como deducción el 70 % del importe de la compra. 

Ten en cuenta que los gastos deducibles por el uso comercial del hogar y los métodos para calcular las deducciones varían según el país, así que lo ideal es consultar a la autoridad fiscal local o a un contador especializado en impuestos para saber qué puedes reclamar.

El software de administración de gastos de QuickBooks facilita la captura y el seguimiento de todos los gastos en un solo lugar para que puedas aprovechar al máximo las deducciones por el uso comercial del hogar cuando llegue la temporada de impuestos. 


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page